El Rhin puede ser quizás uno de los ríos más importantes de Europa. Recorre Suiza, Francia, Alemania y los Países Bajos, hasta desembocar en el Mar del Norte. Tiene 1320 kilómetros de longitud, desde su nacimiento en Suiza. Se trata de una importante vía fluvial comercial, pero a su vez, se trata de una vía turística de gran importancia, ya que en él tienen lugar cruceros y otras actividades de interés.

En Suiza se le conoce principalmente como el Alto Rhin, especialmente en el tramo comprendido entre el Lago de Constanza y Basilea. Uno de los momentos más bellos del Rhin en Suiza es a su paso por los Alpes suizos, cuando aparecen dos de sus principales afluentes, el Vorderrhein y el Hinterrhein. Desde el sur de Suiza, el Rhin fluye hacia el norte buscando el Lago de Constanza. En su camino, pasa por la frontera entre Suiza, Liechtenstein y Austria, para llegar así más tarde a la frontera con Alemania.

La parte central del Rhin que va desde Rudesheim y Bingen hasta Coblenza está catalogada como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Esta zona romántica es la que ha propiciado la legendaria historia de este río. El valle del Rhin Medio es empinado y, estadísticamente hablando, se puede ver un castillo cada dos kilómetros. La parte más empinada y estrecha es la de Loreley Rock donde, según cuenta la leyenda, muchos barcos y marineros han sucumbido al canto de las sirenas.

Al norte de Coblenza el valle se hace mucho más amplio y menos espectacular, aunque la naturaleza, sobre todo la que se halla cerca de Bonn, forma paisajes preciosos. Aquí los principales lugares de interés son las ciudades de Colonia, la ciudad más grande a orillas del Rhin, en la que podemos visitar su Catedral gótica y varias iglesias románicas; la moderna Dusseldorf y la región del Ruhr, durante siglos el corazón de la minería y la industria pesada alemana.

Desde aquí, comercialmente hablando, el Rhin proporciona un medio de comunicación barato, por lo que el tráfico marítimo hasta los Países Bajos es muy intenso. Precisamente, Duisburgo es el puerto interior más grande de Europa.

El Rhin entra en los Países Bajos poco después de Emmerich. A partir de aquí lleva una gran cantidad de agua, repartiéndose entre los ríos Waal y el Bajo Rhin. Las actividades marítimas se pueden disfrutar a lo largo de todo el cauce del río, pero especialmente os aconsejaríamos la zona catalogada como Patrimonio Mundial por la UNESCO, ideal para los senderistas y amantes de los paseos en barco. La zona está rodeada de pueblos pintorescos y románticos castillos.

Anuncios