Category: Ciudades


Toledo

Toledo

Toledo es conocida como La ciudad de las tres culturas, por haber estado poblada durante siglos por cristianos, judíos y árabes, así como “La ciudad Imperial”, por haber sido la sede principal de la corte de Carlos I de España en los reinos hispánicos. La ciudad está situada en la margen derecha del Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el río, el cual la ciñe por su base, formando un pronunciado meandro conocido como Torno del Tajo. Tiene una configuración dispersa con barrios muy separados del núcleo principal: el de Azucaica, en la orilla derecha del río y que tiene su origen en una antigua pedanía de la ciudad, dista unos 7 km del centro de la ciudad, mientras que el de Sta. María de Benquerencia, situado prácticamente enfrente del anterior en la margen izquierda del Tajo, sitúa su centro a unos 8 km del de la ciudad. La historia de la ciudad se remonta a la Edad del Bronce. Fue un importante centro carpetano hasta su conquista romana en 193 a. C. Quedan diversos restos de la actividad romana en la ciudad, como el acueducto o el circo. Tras las invasiones germánicas, la ciudad se convertirá con Leovigildo en capital, y posteriormente, principal sede eclesiástica, del Reino Visigodo. En el año 711 Toledo es conquistada sin apenas oposición por los musulmanes dirigidos por Táriq ibn Ziyad. Durante el dominio musulmán, la antigua capital visigoda se caracterizó por su oposición e individualismo, concretado en la Taifa de Toledo. Alfonso VI reconquista la ciudad en 1085. Durante la edad moderna la ciudad destacó como sede de los Reyes Católicos y por su participación en la Guerra de las Comunidades de Castilla. Al trasladarse la corte a Madrid en 1563 la ciudad entró en decadencia, acentuada por la crisis económica del momento. Ya en época contemporánea, Toledo y más concretamente su Alcázar se convirtió en un símbolo de la Guerra Civil durante su largo Asedio del Alcázar. En 1983 se convirtió en capital de Castilla-La Mancha, manteniendo la capitalidad de la provincia homónima.

Cangas de Onis

Cangas de onis

 Cangas de Onís (Cangues d’Onís en asturiano) es un concejo de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, España; una parroquia de dicho concejo; una ciudad perteneciente a dicha parroquia, capital del concejo; y uno de los 18 partidos judiciales de Asturias.

 El concejo de Cangas de Onís limita al norte con Parres y Ribadesella, al este con Onís y Llanes, al oeste con Amieva y Parres y al sur con la provincia de León. El lema que recoge su escudo es “Minima Urbium Máxima Sedium”. Cuenta con una población de 6.731 habitantes (INE, 2008).

 La ciudad de Cangas de Onís fue capital del Reino de Asturias hasta el año 774. En esta población se estableció el rey Don Pelayo, y desde aquí emprendió con sus gentes acciones sobre los territorios del norte de España, como único foco de resistencia al poder musulmán, una vez desaparecido el Reino visigodo. En este término municipal tuvo lugar en el año 722 la Batalla de Covadonga, donde Don Pelayo venció a la fuerzas musulmanas y consolidó un poder y prestigio que le permitió permanecer independiente y fundar el primer reino cristiano posterior a la derrota de los visigodos en la Batalla de Guadalete.

 Más de 7.000 hectáreas del concejo forman parte del Parque nacional de los Picos de Europa. Dentro del parque se encuentra el conjunto monumental de Covadonga, donde se inició la Reconquista en el año 722. A 12 kilómetros de Covadonga se encuentran los llamados lagos de Covadonga (son tres: el Enol, el Ercina y el Bricial, aunque éste sólo tiene agua durante el deshielo), de gran relevancia en el ámbito ciclista. En la capital de Cangas de Onís se halla el conocido como “Puente Romano”, aunque su construcción actual date en realidad de la Edad Media.

 La población de Cangas de Onís está asentada en el entronque de los ríos Sella y Güeña, siendo este último tributario del anterior. En el valle situado entre ambos ríos se encuentra la capilla de la Santa Cruz. Que fue un templo de época romana, reconstruido durante el reinado de Favila de Asturias.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Moratalla

 

Introducción a la guía del conjunto monumental de Moratalla. Murcia

 Tras la reconquista castellana del siglo XIII, la villa de Moratalla fue entregada a la Orden de Santiago y durante los siglos bajomedievales, el castillo de Moratalla sirvió de fortín defensivo cristiano contra las incursiones granadinas por las tierras de Murcia.

 Fruto de su condición de villa histórica, Moratalla es una de las poblaciones con mayor encanto de Murcia. Sus casas se agolpan escalonadamente en las faldas del cerro que donde se sitúa el castillo. Estas empinadas calles estrechas rodeadas de casas pintorescas forman un conjunto sugestivo y de encanto medieval.

Este bello casco antiguo de Moratalla tiene su colofón en el soberbio castillo que se asienta en la cúspide del cerro, punto de referencia visual no sólo desde cualquier punto de la villa de Moratalla sino de toda la comarca.

 En cuanto a monumentos concretos destacables, sin duda el protagonista es el castillo citado. Además, Moratalla cuenta con una iglesia parroquial interesante, dedicada a la Asunción de la Virgen. También es interesante el convento de San Francisco y algunas ermitas y puentes.

Castillo

 

 El castillo de Moratalla es uno de los importantes de Murcia. Su origen es ibérico y aquí se construyó una fortaleza árabe que tras la reconquista fue ocupada por la Orden de Santiago que realizó importantes reformas.

Se trata de una gran fortaleza con planta poligonal de trazado irregular, cercado por muros con torreones prismáticos salpicados en sus esquinas y una imponente torre del homenaje rematada por ménsulas y almenas. En esta torre se aprecian algunas ventanas de hechuras góticas.

 Iglesia parroquial de la Asunción de la Virgen (Santa María de la Asunción)

 La iglesia de Santa María de la Asunción de Moratalla es básicamente un monumento perteneciente a la arquitectura del Renacimiento (siglo XVI) donde sobresale el amplio interior con naves separadas por columnas renacentistas.

 Pero su construcción se realizó sobre el solar de otras dos iglesias anteriores que desde la Edad Media se sucedieron en el tiempo.

 Una de ellas debió ser pequeña y pobre, construida en los primeros siglos de dominación cristiana tras la reconquista y la segunda de las últimas décadas del siglo XV.

 Precisamente de este templo desaparecido tardogótico perduran algunos elementos, como un precioso ventanal gótico flamígero.

 Otros monumentos de Moratalla

 De Moratalla hay que citar también otros monumentos importantes, como son el Convento de San Francisco, básicamente barroco, las ermitas de Santa Ana y de la Rogativa y los puentes de Hellín y Jesucristo, ambos del siglo XVI.